Dentro de los accidentes caseros infantiles, la descarga eléctrica por manipulación de tomacorrientes ocupa uno de los primeros lugares, junto con las quemaduras, heridas con elementos cortopunzantes, golpes y caídas.

La curiosidad de los niños se incrementa cuando comienzan a gatear y explorar su entorno, de ahí que se aumenta el riesgo de que puedan introducir objetos en los tomacorrientes eléctricos que están fácilmente a su alcance.

Pensando en evitar este riesgo, Legrand cuenta con modelos de tomacorrientes que incluyen la característica de seguridad Prokids, un exclusivo sistema de seguridad que, por medio de un mecanismo interno, bloquea los objetos que se intenten introducir en las ranuras de la toma.

El tomacorriente cuenta con pestañas que cierran cada agujero del tomacorriente y que solo se abren cuando se introduce la clavija de un aparato eléctrico; en otras palabras, el mecanismo detecta la entrada en forma simultánea de las patas del enchufe y se desbloquea para dejarlas pasar; es por eso que se reduce el riesgo de que los menores puedan introducir ganchos, esferos, objetos punzantes o juguetes pequeños, entre muchos otros elementos que puedan tener a su alcance para jugar.

El uso de este tipo de tomacorrientes es indispensable en cualquier área del hogar donde los niños puedan tener acceso a ellos: habitaciones, salas, estudios y otras áreas comunes. Es un producto económico, con el que se pueden reemplazar fácilmente las tomas existentes sin causar mayor impacto.

Los tomacorrientes Prokids están disponibles con una capacidad de 15 amperios a 127 voltios e incluyen polo a tierra, y están incluidas en varias líneas de dispositivos eléctricos del sistema residencial Luminex de Legrand tales como Futura o Clic me.